Paz y Esperanza para los jóvenes y su dignidad
“La Virgen de la Paz y Esperanza patrocinará la rehabilitación de estos adolescentes y jóvenes, que necesitan que les tiendan la mano y, con solo recuperar a uno, ya habrá valido la pena”
Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba. Homilía de la Solemne Función en honor a María Santísima de la Paz y Esperanza 24/01/2017

La Coronación de María Santísima de la Paz y Esperanza nos plantea un nuevo reto en el desarrollo de esta obra social, dado que la caridad debe constituir otra de las bases sobre la que se asiente el proyecto de Coronación. Por lo que, junto a la potenciación de labor que venimos desarrollando, hemos trazado, de un modo específico, la que será la gran obra social de la Coronación. Bajo el lema “Córdoba, Corona de la Paz” hemos consagrado la totalidad del proceso que nos llevará hasta ese instante histórico de la Coronación de la Señora de la Paz y Esperanza. La consigna elegida no resulta arbitraria sino que resume la esencia de esta causa en una doble vertiente. De una parte, que la ciudadanía cordobesa se identifique y adhiera al proceso y que esta Coronación conlleve buenos frutos para y por la ciudad de Córdoba. Con estas premisas, como era de esperar, el destino fundamental de la obra social de la Coronación iba a ser Córdoba y en su elección iba a encontrarse muy presente las doble advocación de Nuestra Señora, conformada por dos de los valores esenciales que deberían regir a nuestra sociedad: la paz y la esperanza.

Con todo ello, la Comisión de Coronación, con el sustento de la junta de gobierno de la Hermandad, recogió el testimonio contenido en la Carta Pastoral del curso 2016/207 y optó por la puesta en marcha del ilusionante proyecto “Paz y Esperanza para los jóvenes y su dignidad”.

“Nuevos tiempos, nuevas pobrezas, reclaman nuevas iniciativas para salir al encuentro de personas que quedan descartadas por el torbellino de la sociedad actual. No podemos quedar indiferentes, no podemos incluirnos en la globalización de la indiferencia. Me preocupa especialmente el mundo de los jóvenes con adicciones, que han roto su vida: droga, alcohol, juego, pornografía, sexo, internet, etc. Para muchos de ellos no hay esperanza, su voluntad está debilitada, socialmente están descartados, incluso han roto con la familia o algunos incluso nunca la tuvieron. Considero que son los últimos hoy en la sociedad y para ellos hemos de ofrecer hogares de acogida, como una casa en la que puedan encontrar el calor de hogar que muchos nunca tuvieron y la rehabilitación que es posible para quien se siente querido en la situación en que se encuentra, sin otra condición que la de querer salir de esa situación. Por desgracia, hay muchos jóvenes así, para los que la Iglesia debe ser una esperanza. Me gustaría que como fruto directo del Año de la Misericordia, y siguiendo las orientaciones del Papa Francisco, la diócesis de Córdoba pudiera ofrecer algún Centro concreto para acoger a estos jóvenes. Quizá el antiguo Seminario de Los Ángeles pudiera ofrecer cauce para rehabilitar a estos jóvenes, que a su vez rehabilitaran el lugar y su entorno. Ojalá tengamos los medios suficientes para ello, y sobre todo el amor que lo hace posible.

Es muy importante que en el anuncio de Jesucristo, propio de la evangelización, aparezca siempre el testimonio palpable de una caridad que brota del amor a Jesucristo y a los pobres, de manera que atendamos con obras concretas a los pobres cercanos y lejanos que se nos presentan. Aquí nos jugamos la credibilidad de la Iglesia”

(Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba. Carta pastoral 2016/2017)

Jóvenes a los que la vida les ha mostrado su cara más dura y amarga y que en un futuro ocuparán el antiguo Seminario de Nuestra Señora de los Ángeles de Hornachuelos, en un proyecto de mayor amplitud, y bajo la coordinación de la diócesis de Córdoba. Sin lugar a dudas, tras un pasado sumamente difícil y un presente incierto, sabemos que estos jóvenes requieren de la Paz y Esperanza necesarias para encaminar un futuro mejor y una vida digna. Por ello, nuestra intención es que las acciones a desarrollar en este proyecto no se limiten al ámbito material, ni tan siquiera al proceso de Coronación propiamente dicho, sino que además se establezca un vínculo duradero entre la corporación y estos jóvenes a través de una constante cooperación y la puesta en marcha de un programa de voluntariado en el que participen los hermanos de la cofradía.

Suscribete aquí:

Suscribete a nuestro newsletter y mantente informado sobre las ultimas novedades de la Coronacion de Mª Stma de la Paz y Esperanza

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies