Slide Slide_1 Slide_2 Slide_3 Slide_4

Patrimonio Literario

 

En el Libro-Catálogo editado en 2015 con motivo del 75 aniversario fundacional, se incluye un emotivo artículo realizado por Luis Miranda en el cual desgrana y da entrada a algunos de los versos más significativos que se han dedicado a Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y María Santísima de la Paz y Esperanza.

 

Tus Pasos Blancos (Por Luis Miranda)

Hay ofrendas que no se marchitan al pasar unos días ni se exponen en las vitrinas, pero que se han puesto a los pies de las imágenes con la misma intención y parecida unción, y que a veces configuran tanto la percepción que tenemos de ellas como una fotografía o el perfil de un paso de palio. "Pero como Tú, ninguna", recordará alguno al ver cierta devoción universal, y otros cuando recen le pondrán letras de sevillanas, porque sus versos, además de oraciones, son también exvotos de amor generosos que se pusieron a disposición de los demás para que los utilizaran y también de alguna forma rezaran con ellos. El ofrecimiento de versos a las imágenes religiosas es tan antiguo como la piedad y la devoción. A veces tiene momentos altos y los poemas están en los libros de literatura, y los disfrutan quienes comparten la fe y quienes sólo disfrutan de la palabra.

Las cofradías son religiosidad popular, arte unas ocasiones excelso y otras artesanía llena de encanto que sin embargo se puede hermanar con el primero, y a los pies de las imágenes han llegado muchas veces poemas y textos, de variada calidad literaria, que han emocionado a sus autores al escribirlas tanto como a sus lectores al disfrutarlas. La hermandad de María Santísima de la Paz y Esperanza, que ahora cumple 75 años y que tanta popularidad y cariño ha conquistado en estos tres cuartos de siglo, reúne también un singular patrimonio literario, un mosaico de palabras que se dijeron a sus titulares y que están hechas casi siempre de emoción y muchas otras veces también con las raras gotas de la inspiración. ¿Desigual? Este patrimonio que no sale a la calle y no se restaura siempre lo es, pero si hay veces que el verso está ayuno de valores, nunca dejará de ser útil a la hora de comprender el momento en que se escribió, como una ventana abierta a su mundo particular. Donde pueda faltar la originalidad siempre encontrará el lector las venas abiertas de la emoción, la sinceridad a flor de piel, a veces la confesión de fe. Si se es cofrade, no se podrá evitar un estremecimiento por el sentimiento encontrado con aquel que lo hace igual.

Ni siquiera habrá que conformarse con los versos para recordar el párrafo que el poeta cordobés Pablo García Baena dedica a la hermandad con una prosa llena de exquisitas sugerencias y belleza íntima, en su monumental de la Semana Santa de 1979, que él mismo tituló como "El Retablo de las Cofradías".

"Jesús de la Humildad y Paciencia y la Virgen de la Paz volverán a Capuchinos por las antiguas callejas senatoriales de San Zoilo y del Silencio. En el paso entunado de Nuestra Señora, sobre las calles conventuales, el rebrillo de la cera casi consumida, darán una serenidad de consuelo a la Dolorosa"

Sí escogió el verso para dirigirse a la Virgen de la Paz alguien muy próximo a él, en la estética y en la amistad. Ginés Liébana, pintor del grupo "Cántico" y en esta etapa de su fecunda vida también poeta, le canta con verso libre y gran finura pdf.

Siguiente >>